La clandestinidad del paladar.

Restaurantes ocultos.

Como ya hablamos en el post anterior, el 17 de enero de 1920, entró en vigor la Ley Seca, que os recordamos que aunque permitía el consumo de bebidas alcohólicas para su uso personal dentro del hogar, lo hacía complicado al prohibir la venta, el transporte, la importación y exportación de licores. Pero la persistencia de los americanos estimuló la fabricación y venta a través del contrabando. Así es como nacieron los bares clandestinos conocidos como Speakeasy.

Restaurantes ocultos.Siete décadas después del levantamiento de la Ley Seca, ciudades cosmopolitas como Nueva York, Chicago, París, Berlín, Londres o Madrid se han sumado a estos restaurantes que a primera vista no parecen lo que son. Entrar en muchos de ellos es como adentrarse en una de los locales ilegales de Estados Unidos durante dicha época en la que tendrás que dar la contraseña correcta para entrar.

Restaurantes ocultos.Locales que a primera vista no son lo que parecen. Negocios camuflados dentro de otros que pueden pasar desapercibidos por los transeúntes de a pie. Sin puerta de acceso por la calle, solo puedes encontrarlos en las trastiendas, estamos hablando de los restaurantes clandestinos. Estos establecimientos “ocultos” que no se publicitan a través de los medios tradicionales, si no que se dan a conocer por el boca a boca. Restaurantes reservados a unos pocos comensales a quiénes se les ofrece una experiencia gastronómica diferente en un espectáculo exclusivo.

Si hay algo que tenemos claro es que la crisis que sufrimos desde hace varios años ha agudizado el ingenio de los empresarios. En el negocio de la restauración no iba a ser menos y ante clientes hartos de elevados precios y un servicio de que no hablar muy bien. Nació la fiebre por los restaurantes clandestinos. Su origen se establece en Cuba y Argentina, donde a principios del siglo XXI cocineros amateurs empiezan a ofrecer comidas y cenas en sus propias casas. En Europa, el auge por este tipo de iniciativa tiene su origen en el año 2009 en Londres, ciudad que se caracteriza por recoger las últimas tendencias y adaptarlas a su ciudad.