Los Soprano: La serie que marcó la edad de oro.

Los Soprano: La serie que marcó una época.Ya son ochos años los que han pasado desde que en 2007 los espectadores se despedían para siempre del grandioso Tony Soprano, en el episodio “Made in America”. Un punto y final después de seis asombrosas temporadas, con un total de 86 episodios que retrataban la vida de un grupo de mafiosos en la ciudad de New Jersey, pero en especial la de su líder, el mafioso Tony Soprano, interpretado por el afectuoso y carismático James Gandolfini.

La serie creada por David Chase marcó el inicio del boom seriéfilo que conocemos actualmente. Y gracias a la cadena HBO que apostó por una ficción televisiva, por la visión de un autor y por una serie que años más tarde sería descrita por la mayoría de los críticos como la mejor serie de la historia.

Con Los Soprano comenzó una nueva realización y producción de las series, que empezaron a convertirse en cine dentro de la televisión. Evolucionó tanto visualmente como narrativamente, con una mayor calidad en todos los sentidos de producción artística y técnica.

Su escáner de la sociedad estadounidense se mezclaba a veces con un guión más poético y filosófico centrado únicamente en su protagonista, que era el eje de todo: Tony Soprano. Con él fuimos capaces de reír, de emocionarnos e incluso hemos sufrido por él.

Los Soprano: La serie que marcó una época.Esta serie nos ha dado momentos memorables, como esa introducción mítica con el “Woke Up This Morning”, las crisis emocionales con visita al psicoanalista incluida, las conversaciones con la Doctora Melfi, interpretada por Lorraine Bracco, eran el punto clave de la serie. Pero nos quedamos también con las reuniones en Bada Bing, la relación de los miembros de la familia, la narración y los giros dramáticos, así como su realización y calidad técnica, que entre otras muchas cosas, convirtieron a Los Soprano es una serie de culto y a Tony Soprano como un verdadero icono televisivo.