Los artísticos años 20 de París

Así fueron los Años 20 en París.

En pocas ciudades se ha desatado la creatividad a una escala tan intensa como lo hicieron los artistas que eligieron la ciudad de París en los años 20 para dar rienda suelta a la imaginación. En la época de entre guerras la ciudad a la orilla del Sena era el lugar estrella para estos bohemios vividores gracias a sus económicas condiciones de vida y la facilidad de expansión cultural que ofrecía.

Así fueron los Años 20 en París.Como pudimos ver en la película “Midnight in Paris” de Woody Allen (que da una visión de esta época de lo más realista) una de las protagonistas de esta década era Gertrude Stein. Su casa era uno de los principales centros de reunión para los artistas. Gertrude perteneció a una familia judía adinerada y junto a su hermano Leo se dedicó a ser mecenas de arte. Ella fue una de las primeras promotoras de Picasso y fan de Matisse, Braque y Cezanne. Junto a su compañera Alice B. Toklas recibían en su salón al propio Picasso, Hemingway y Pond, donde sus evaluaciones estéticas eran muy valoradas y podían glorificar o destruir una reputación en una tarde de irónicos y directos comentarios.

Así fueron los Años 20 en París.Pero otros de los centros de reuniones eran algunos de los cafés de la ciudad como Le Dome y La Coupole donde se reunía cada noche la intelectualidad personificada, aunque se dedicaban a beber como cosacos era donde surgían las ideas más revolucionarias de la época. André Breton y Louis Aragón fundaron la revista “Literatura” que dio comienzo al movimiento surrealista. Por otro lado el rumano Tristan Tzara promovía sus escándalos dadaístas. Se pretendía liberar al hombre del letargo al que era conducido por la sociedad, los surrealistas querían cerrar el camino a la razón y encontrar la auténtica individualidad. Se pretendía desvelar la fantasía y el absurdo que subyacen en lo cotidiano, demostrar la magia que late en la simple rutina, hallar lo maravilloso que hay en la realidad.

Fue una época donde lo importante era el subconsciente y la irracionalidad, fue una ruptura de tradiciones y de invención desmesurada. Aunque duró poco ya que la Segunda Guerra Mundial terminó con aquella era feliz y despreocupada, terminando la fiesta con las pinceladas de los bombardeos.